* Tema elaborado por el profesor mediante el libro de texto. Modelo para el resto de temas elaborados por los alumno/as.

INTRODUCCIÓN. "SAPERE AUDE"
Ilustrados.jpgEl siglo XVIII europeo se caracterizó por ser un periodo de transición. Por un lado se mantienen las características del Antiguo Régimen: la monarquía absoluta, la sociedad estamental y una economía señorial de base agraria (feudalismo tardío). Por otro lado, la población aumenta, nuevos grupos sociales como la burguesía se fortalecen y se produce una revolución en las ideas conocida como Ilustración, "Sapere Aude" dirá Kant, "Atrévete a pensar". Todos estos cambios siembran el amanecer de un nuevo modelo social, político y económico que entrará en escena con las revoluciones liberales-burguesas y la revolución industrial del siglo XIX.En España, el siglo XVIII significó la llegada de una nueva dinastía, los Borbones, y la aplicación de los principios del absolutismo monárquico y el centralismo en la forma de gobernar. Con todo, a mediados del XVIII la difusión de las ideas ilustradas dejaran huella en las reformas llevadas a cabo por los ministros de Carlos III.
POBLACIÓN Y ECONOMÍA EN EL SIGLO XVIII: UN DIFÍCIL EQUILIBRIO.
1. EL AUMENTO DE LA POBLACIÓN.crecimiento_demográfico_siglo_XVIII.jpg
El siglo XVIII, se caracterizó por un crecimiento demográfico y económico que puso las bases de una transformación a finales de éste y comienzo del XIX, conocida como la Revolución Industrial.* Descenso de la mortalidad. Mantenimiento de una natalidad elevada.La población europea conoció un aumento ininterrumpido que se incrementó en la 2ª mitad del siglo y la población europea pasó de 110 millones en 1700 a 187 en 1800, consumando el proceso de transición demográfica. La gran transformación demográfica del XVIII se debe, fundamentalmente, al descenso de la mortalidad y la caída de las tasas de mortalidad infantil y catastrófica, debido a la desaparición de la peste bubónicaPero para que la población aumente es preciso, además, que la natalidad se mantenga elevada. Y efectivamente, a lo largo del siglo XVIII, la natalidad de los países europeos se mantuvo entre un 36 y un 40 por mil.
Censo.jpg
La combinación de una mortalidad en descenso y una natalidad elevada dieron como consecuencia un fuerte crecimiento vegetativo. Ésta es la causa del crecimiento de la población europea en el siglo XVIII.Hay que destacar que desde el siglo XVIII los datos demográficos son más seguros y fiables porque, en esta época, empiezan a realizarse los Censos, recuentos de población realizados con una finalidad fundamentalmente fiscal.
En España el siglo XVIII también fue una época de expansión demográfica. Se experimento un crecimiento demográfico de los 7,5 millones de 1717 a los 10,5-11 millones de 1797.

comentar.gif



Población_española.jpg

Este crecimiento fue más dinámico en las regiones periféricas (Galicia, País Vasco, Cataluña y Valencia), en buena medida por la introducción de cultivos como el maíz y el arroz. Por su parte, el interior castellano y meseteño tendió a estancarse con un crecimiento menor.

Esta población es aún predominantemente rural; los porcentajes más elevados de población urbana se daban en los Países Bajos y en Inglaterra: no llegaban al 50%. Asimismo faltaban aún grandes ciudades: pocas de ellas pasaban de los cien mil habitantes.Antes de seguir deberíamos plantearnos la relación que se produce entre la población y los recursos.

despoblación_de_Castilla.jpg

Antes de continuar debemos plantearnos algunas preguntas, ¿Puede crecer una población si no se aumenta la producción? ¿Qué ocurre si aumenta la población pero no los recursos? ¿Recuerda el mecanismo de las crisis de subsistencias propias del Antiguo Régimen?Mala cosecha (por plagas o un problema climático).
Producción total disminuye.
external image arrow%20down.gif

El precio del grano aumenta (inflación).
external image arrow%20down.gif

Los campesinos deben seguir pagando sus rentas.
Aparece
external image arrow%20down.gif
Le_Nain.jpg

external image Gifs%20ANimados%20Flechas%20(80).gif
Carestía y hambre

external image Gifs%20ANimados%20Flechas%20(80).gif

Desabastecimiento de las ciudades


external image flechas_011.gif

Posibilidad de motines antiseñoriales.
REvuelta.jpg

2. LA ECONOMÍA PREINDUSTRIAL.
ECONOMÍAS CAMPESINAS Y RÉGIMEN SEÑORIAL. La agricultura aún era la fuente principal de la riqueza en el siglo XVIII y ocupaba a la mayor parte de la población (entre el 80% en Francia y el 90% en Rusia). En el paisaje agrario europeo predominaba una agricultura tradicional con las siguientes características:a) Sistemas de rotación tradiciones. El uso del barbecho (siempre hay entre 1/2 y 1/3 de la tierra descansando).b) Predominio del cereal (el 80 % de los cultivos).c) Técnicas arcaicas: arado poco profundo, casi sin abonos... d) Condicionamientos climáticos.e) Peso de los derechos e impuestos feudales, cuyas rentas eran desviadas por la nobleza y la Iglesia a gastos improductivos (productos de lujo), y, por tanto, la falta de inversiones productivas.El resultado era una capacidad de producción y unos rendimientos muy bajos acompañados de cosechas muy irregulares que provocaban recurrentes crisis de subsistencia.

barbecho.jpg

A pesar de ello, hay indicios claros de una evolución positiva de la producción agrícola. Uno de los factores del crecimiento agrario fue el alza de la producción (total producido) gracias, no tanto al aumento de los rendimiento (producir más con menos), como a la puesta en cultivo de nuevas tierras y la expansión de nuevos cultivos: vid, arroz, maíz, etc.. Este comportamiento responde a un tipo de agricultura extensiva.No obstante, calificar a toda la agricultura europea de tradicional no corresponde completamente a la realidad. No faltaban ejemplos de agricultura intensivas (en proceso de revolución agraria) en Países Bajos e Inglaterra.
* La pervivencia del régimen señorial. la_mosca_y_la_araña.jpgUn obstáculo fundamental para el progreso agrario era la persistencia de relaciones sociales y económicas típicamente feudales en el mundo rural europeo del siglo XVIII. Las clases privilegiadas (nobles y la Iglesia) disponían del dominio directo o superior sobre la tierra (señorío territorial) y los campesinos el dominio útil de la parcelas de tierra que cultivaban. Este dominio superior facultaba a los señores para exigir determinados censos e impuestos sobre la tierra y un variado conjunto de prestaciones.Otra característica era el ejercicio de la jurisdicción (justicia y gobierno de los pueblos y aldeas de señorío (señorío jurisdiccional) así como la explotación en exclusiva (monopolios) de hornos, molinos y del derecho exclusivo sobre la caza y la explotación de los bosques de los que obtenían substanciosas rentas por su utilización por los campesinos.
En la Europa occidental el poder señorial retrocedió un poco y los campesinos se habían liberado de la servidumbre personal (trabajar en las tierras del señor). Pero aún así persistió el poder señorial e incluso a fines del XVIII la nobleza intententó resucitar viejos derechos feudales olvidados (reacción señorial). Sólo en Inglaterra el régimen señorial ya estaba en desaparición.
Familia_campesina.jpg


En Europa oriental, al este del río Elba, se mantuvo e incluso se acentuó en estos siglos el dominio feudal sobre un campesinado sometido a servidumbre y al poder despótico de los terratenientes.
noblezarusa.jpg

En España la agricultura y la ganadería, a pesar de los intentos de reforma agraria (roturación de nuevas tierras, reparto y colonización de algunos terrenos comunales y baldíos, introducción de nuevos cultivos como el maíz, la patata y el arroz) siguió anclada en los viejos usos feudales y sistemas de cultivo. Hubo excepciones como fue el cultivo de la vid en Cataluña y el regadío valenciano, orientados más que a la subsistencia al comercio y cultivados con un sistema intensivo (máximo rendimiento con menor coste).
MANUFACTURAS E INDUSTRIA.La economía del siglo aún era preindustrial:a) En las ciudades, la producción de manufacturas estaba controlada por gremios, que eran agrupaciones de artesanos que monopolizaban el mercado de las ciudades. Sus formas de producción eran arcáicas, reacias a introducir innovaciones técnicas.b) Las manufacturas reales fueron una creación de las monarquías con la intención de fomentar la producción industrial. Pero su producción se especializó bien en la fabricación de artículos de lujo (tapices, procelanas, sedas) o bien en cubrir la demanda militar del Estado.c) La demanda de las ciudades y el desarrollo del comercio impulsaba cada vez más el sistema de industria a domicilio o domestic system que se realizaba en el medio rural.En España el reformismo borbónico intento impulsar manufacturas reales de objetos fundamentalmente de lujo (cristal, porcelana, etc..). Fue un fracaso por su enorme coste para la Hacienda. En contraste, en Cataluña se estableció una moderna industria textil algodonera muy relacionada con el mercado americano, importación de algodón, producción de indianas (bienes de algodón estampado) y exportación. La pérdida de las colonias traería su declive posterior.
EL COMERCIO. El comercio terrestre apenas sufrió modificaciones manteniendo la incomunicación de zonas muy próximas por la escasez de caminos, por las aduanas interiores y por los diferentes sistemas de pesos, medidas y monedas. Por el contrario, el comercio marítimo, en especial, el comercio colonial creó una rica burguesía que se estableció en los puertos.rutas_comerciales_siglo_XVIII.jpg
Las nuevas potencias coloniales de los siglos XVII y XVIII (Holanda, Inglaterra y Francia) disputaron con éxito el predominio colonial de los españoles en América y de los portugueses en Asia. La lucha por la hegemonía comercial del Atlántico, se inclinó finalmente en favor de Inglaterra. Las plantaciones coloniales inglesas y francesas de azúcar y tabaco, en América, se explotaron con una intensiva mano de obra de esclavos negros procedentes de África.Trabajo de la unidad: El comercio triangular y el tráfico de esclavos.
El siglo XVIII fue el de la gran expansión del comercio marítimo europeo con otros continentes, sobre todo América.external image Comercio+triangular.jpg
Los barcos de Gran Bretaña, Holanda, Francia, España y Portugal intercambiaban productos manufacturados de Europa por materias primas de las colonias, cada vez más necesarias para las industrias del continente europeo. Algunos productos coloniales, como el azúcar, el café, el tabaco, el algodón y el cacao, se hicieron de uso habitual en Europa. La base del comercio colonial era el llamado comercio colonial o la trata de esclavos negros procedentes de África. Eran transportados en barcos negreros (ingleses, portugueses y franceses) y hacinados en sus bodegas, en condiciones infrahumanas, casi un 30% morían durante la travesía. Su destino fueron la colonias inglesas y francesas en el Caribe (54%), las colonias inglesas de América del Norte (6%), la colonia portuguesa de Brasil (30%) y la América española (10%).
Trata_de_negros.jpg

Entre los siglos XVI y XVIII, unos 20 millones de hombres y mujeres fueron capturados en África y traslados como mano de obra esclava a América. En España el comercio se realizaba fundamentalmente con sus colonias en América proveedoras de metales preciosos y materias primas y consumidora de productos manufacturados. Durante el siglo XVIII el monopolio de Castilla se amplió a todos los puertos de la península, permitiendo un mayor flujo comercial.
LA SOCIEDAD ESTAMENTALEn la sociedad estamental del siglo XVIII persistía la tradicional distinción de los tres órdenes o estamentos: clero, nobleza y Tercer Estado o estado llano. Era una sociedad en las que las desigualdades sociales no sólo se basaban en la riqueza sino y, sobre todo, en los privilegios.sociedad_estamental.jpg
Los estamentos privilegiados; nobleza y clero.La nobleza poseía enormes riquezas provenientes de las rentas de la tierra y de la jurisdicción sobre un elevado número de campesinos (régimen señorial). En la mayoría de los países europeos la nobleza no representaba más del 2% de la población.La Iglesia católica era con frecuencia inmensamente rica y sus obispos y dignatarios disfrutaban de privilegios semejantes al orden aristocrático. El alto clero aún tenían mayores ventajas fiscales: además de las rentas que recibían como señores, recaudaban el diezmo.
Los estamentos no privilegiados.
El estamento no privilegiado (el estado llano o Tercer Estado) lo constituía las capas urbanas y rurales. Pero el estado llano no era un grupo social homogéneos y existían notables diferencias de riqueza.a) Burguesía comercial y arrendatarios de tierras. Este grupo estaba compuesto de comerciantes que vivían en los principales puertos y controlaban el comercio colonial y por arrendatarios (intermediarios) de tierras y rentas de la nobleza, que residía en la Corte y se desentendía de explotar directamente sus tierras. La aspiración de este grupo era ennoblecerse.es_util_un_noble.jpg
b) Las clases medias constituidas por profesionales liberales: abogados, médicos y funcionarios al servicio civil y militar del Estado. Asimismo, en la mayoría de las ciudades, seguía existiendo un sólido y numeroso grupo de artesanos independientes y de pequeños comerciantes, dado el predominio de la producción artesanal en el Antiguo Régimen. c) Trabajadores no cualificados de las ciudades dedicados al servicio domestico y el trabajo en los gremiso.d) Campesinado. El grupo más numeroso (el 80 o 90% de la población) aunque no homogéneo Frente a un reducido número de labradores ricos y acomodados (grandes arrendatarios), la mayoría eran pequeños propietarios y arrendatarios sin tierras (jornaleros). Las condiciones de vida y subsistencia de la mayor parte del campesinado empeoró a lo largo del siglo XVIII. En ESPAÑA las sociedad era estamental y aristocrática. La aristocracia (alta nobleza) era muy minoritaria pero con mucho poder y riqueza. Aproximadamente el 50% del territorio y de sus habitantes estaban bajo jurisdicción señorial nobiliaria y eclesiástica.La nobleza no era un estamento homogéneo. En el siglo XVIII, la alta nobleza la componían 119 grandes de España (duques) y cerca de 1300 títulos nobiliarios (marqueses, condes, barones y vizcondes) que disfrutaban de enormes rentas agrarias procedentes de sus señoríos. El resto, unos 40.000, pertenecían a la baja nobleza, hidalgos y caballeros sin título y con rentas muy escasas.En el clero también existían diferencias entre una alto clero de origen nobiliario (arzobispos, obispos, abades) y el bajo clero (frailes y curas párrocos). La burguesía española era muy débil y se concentraba en puertos como Cádiz y entre los labradores ricos (burguesía rural) que arrendaban las tierras de la nobleza. Junto a ellos los artesanos gremiales y las escasas profesiones liberales.El grueso del Estado llano lo integraba el campesinado, aproximadamente el 80% de la población activa. Aquí también existen diferencias entre labradores arrendatarios y jornaleros sin tierras, dominantes en la España latifundista meridional.
EL PENSAMIENTO ILUSTRADO. EL SIGLO DE LAS LUCES.¿Qué es la Ilustración?El siglo XVIII, conocido como el "Siglos de las Luces" o el "Siglo de la Razón" fue una época de gran vigor intelectual que abarcó todas las ramas del conocimiento. El objetivo de los ilustrados era transformar la sociedad mediante la difusión dela ciencia, la técnica, las artes y el pensamiento como verdaderos caminos de progreso. De ahí que una de sus mayores preocupaciones fuese la cultura y la educación para todo el pueblo como camino de futuro. Las principales características de la Ilustración son:a) Confianza en la razón como método para alcanzar el conocimeinto.b) La libertad de pensamiento, sobre todo en las cuestiones religiosas y científicas.c) Su ataque al dogmatismo, al fanatismo y a la intolerancia religiosa, particularmente de la Iglesia católica. d) La creencia en el progreso tanto material como ético de la civilización.e) La crítica con mayor o menos intensidad a la organización social y económica vigente basada en privilegios donde el nacimiento era más importante que el mérito y las capacidades individuales.La base social de la Ilustración fue la burguesía y una parte de la nobleza y clero más comprometido e ilustrado. Con todo, a pesar de sus críticas al orden social y político vigente sólo pretendían reformarlo; por ello se aliaron a aquellos monarcas absolutos capaces de hacer uso de su poder para llevar a cabo reformas. El pensamiento político: la crítica de los ilustrados al Antiguo Régimen.Entre los pensadores de la Ilustración había muchos que recibieron el nombre de "filósofos". Estos "filósofos" no tenían en común ningún programa o manifiesto. Lo más cercano fue la Encyclopédie o Diccionario razonado de las ciencias, de las artes y de los oficios. Dos características definen a estos pensadores:a) El ataque a la Iglesia católica y a la intolerancia que representaba.b) La aceptación de la teoría del "Contrato Social" formulada por JOHN LOCKE (1632-1704) al decir que el gobierno de los ciudadanos nació de un contrato entre el gobernante y sus súbditos. Rechaza la monarquía absoluta y defiende que para que los hombres puedan disfrutar de sus propiedades en paz y seguridad es necesario que el poder ejecutivo y el poder legislativo supremo estén separados.
Rousseau.jpg

Tres fueron los grandes "filósofos" del siglo XVIII que interpretaron estas doctrinas del contrato social. El barón de MONTESQUIEU (1689-1755) rechaza la monarquía absoluta existente en Francia como demasiado expuesta al despotismo; por eso se declara partidario de una monarquía limitada o división de poderes ejecutivo, legislativo y judicial. Por su lado VOLTAIRE (1694-1778) se manifestó como un sólido oponente a los privilegios, un defensor de la razón y un crítico feroz de la intolerancia religiosa.Para ROUSSEAU (1712-1778) la finalidad del pacto o contrato social es formar una sociedad o un Estado que debe garantizar los derechos de los ciudadanos y asegurar el bien común del pueblo. Por ello debe descansar en la voluntad general que se identifica con el pueblo, el único depositario de la soberanía (soberanía popular). De ahí que considere la democracia como la forma más adecuada de gobierno.El pensamiento económico de la IlustraciónLas ideas ilustradas en la economía dieron lugar a dos doctrinas: la fisiocracia y el liberalismo económico.FRANCÓIS QUESNAY (1694-1774) fue el máximo representante de la fisiocracia, según la cual la única fuente generadora de riqueza es la agricultura, mientras que el comercio no es productivo y la industria trabaja con productos procedentes de la tierra, los transforma pero no crea riqueza. Los fisiócratas pretendían una amplia libertad económica y la supresión de las cargas feudales.SEPARACIÓN_DE_PODERES.jpg
Sin embargo, el verdadero creador de la doctrina del liberalismo económico fue el escocés ADAM SMITH (1723-1790). La verdadera riqueza de una país es el trabajo de sus habitantes. Por ello, para que la economía funcione con eficacia el hombre ha de ser libre para actuar bajo el impulso de su interés personal y estar sometido sólo a las leyes naturales del mercado (ley de oferta y demanda) que establece el valor de los bienes (valor de uso y valor de cambio). Para conseguir esta libertad económica, los gobiernos deben conceder una total libertad tanto en la producción nacional como en el comercio internacional (Librecambio y teoría de la ventaja absoluta del comercio). El liberalismo resultante de esta doctrina limita la intervención del Estado en la actividad económica.La actividad científico-técnica.La ciencia de la Ilustración tuvo sus bases en la Revolución científica del siglo XVII. El nuevo método científico basado en la observación y en la experimentación que tuvo como protagonistas a Galileo, Descartes y sobre todo Newton, se plasmará en el progreso científico-técnico que tendrá lugar especialmente en la segunda mitad del XVIII.Destacan los inventos tales como la máquina de vapor (1769) de JAMES WATT aplicada primero a la industria algodonera y más tarde a los transportes y a las máquinas de hilar y tejer que paulatinamente mecanizarán la industria del algodón. En el campo de la física, y concretamente la electricidad, destaca la construcción del primer pararrayos (1752) debido a BENJAMIN FRANKLIN y el descubrimiento de la pila por Alejandro VOLTA. También se perfecciona el termómetro y se inventa la graduación centígrada.En las Ciencias Naturales, el interés se centra en la descripción de las especies, lo que favorece el desarrollo de la biología. Por último, la medicina también experimenta avances notables como el descubrimiento de la vacuna contra la viruela, debido al médico inglés Jenner en 1796. La ilustración española: reformismo.El movimiento ilustrado español estuvo limitado por el peso de la Iglesia y fueron pocos, una minoría, los pensadores ilustrados. Su preocupación constante fue conciliar las ideas de la Ilustración con el cristianismo para evitar un choque frontal con la Iglesia católica y con su instrumento de control ideológico y moral, la Inquisición.Las ideas de la Ilustración se difundieron, al igual que toda Europa, a través de instituciones ajenas a las viejas universidades: las Sociedades Económicas de Amigos del País. Algunos de los principales pensadores ilustrados fueron grandes literatos como Feijoo y Cadalso, otros políticos y economistas como Jovellanos, Campomanes, Olavide, etc..El momento de máxima importancia del reformismo ilustrado fue con el reinado de Carlos III (1759-1788) donde altos funcionarios como Olavide, Floridablanca, Campomanes y Jovellanos expusieron los problemas económicos y sociales derivados del atraso agrario y la necesidad de reformas. Algunas propuestas fueron:a) Reforma Agraria (gran cantidad de tierra de la nobleza estaba sin cultivar). Jovellanos propuso liberalizar la tierra, es decir, que se pudiera comprar y vender y no estuviera únicamente en manos de los privilegiados.b) Reforma de la enseñanza. Frente a las viejas universidades y los contenidos teológicos (fuerte peso de la Iglesia) desarrollar ciencias útiles.c) Reforma de las Colonias. Hay que aumentar los ingresos procedente de América y para ello es necesario aumentar el comercio, no únicamente en un solo puerto (Sevilla) sino con el resto del país. Así, en 1778, se firma el decreto autorizando el comercio libre de todos los puertos españoles con América.Estos proyectos reformistas, aunque hicieron salir a luz muchos de los problemas, no solucionaron la miseria de amplias capas de la sociedad del país ya que no atacaban los pilares de la sociedad estamental, ni la estructura de la tierra, en su mayor parte en poder de los privilegiados.
EL DESPOTISMO ILUSTRADO Y LA MONARQUÍA PARLAMENTARI INGLESA.En la Europa del siglo XVIII la forma predominante de gobierno era la monarquía absoluta. Pero a diferencia del siglo anterior, las monarquías absolutas influidas por el pensamiento de la Ilustración, pretendieron llevar a cabo algunas reformas que contribuyesen al progreso del país. Esta política "reformista" de los monarcas absolutos como Federico II de Prusia o Carlos III de España, se conoce con el término de Despotismo Ilustrado o Absolutismo Ilustrado. En teoría, la política de los "déspotas ilustrados" consistía en utilizar su poder para emprender una prudente acción reformista intentando impulsar la economía, promover la cultura y la ciencia y reducir los privilegios, en particular el monopolio de la Iglesia en la educación. Pero en la práctica, los monarcas ilustrados las nuevas ideas para reforzar su poder, centralizando política y administrativamente el Estado. El fracaso del absolutismo ilustrado abrió el camino a las revoluciones liberales burguesas que se inspiraron en los proyectos de reforma política, social y económica de la Ilustración.La única excepción era la monarquía parlamentaria inglesa que desde la Revolución Gloriosa de 1688 sancionó por primera vez la división de poderes, la libertad de imprenta, la inamovilidad de los jueces y el derecho a la propiedad privada. Los poderes del Parlamento se acrecentaron, en especial en lo relativo a la aprobación de los impuestos. No obstante, el rey conservó una serie de poderes como el de nombrar a los ministros y podía negarse a sancionar las leyes presentadas por el Parlamento.

EL SIGLO XVIII ESPAÑOL.EVOLUCIÓN POLÍTICA Y REFORMAS.
LA GUERRA DE SUCESIÓN.
Guerra_de_sucesión.jpg


Carlos II de Habsburgo subió al trono siendo un niño. Estaba enfermo física y mentalmente. El gobierno lo ejercieron su madre y Juan José de Austria. Al morir sin hijos, las potencias de Europa trataron de repartirse el Imperio español.

La Guerra de Sucesión se produjo después de la muerte de Carlos II de Austria, al proclamarse Felipe V rey de España.

La proclamación de Felipe V de Borbón significaba para las potencias europeas un fortalecimiento de los Borbones (franceses) en Europa.

Gran Bretaña, Holanda, Portugal y el Imperio austríaco declararon la guerra a Francia y a España y propusieron otro candidato a la corona, el archiduque Carlos de Austria.

LOS DECRETOS DE NUEVA PLANTA. CENTRALIZACIÓN
En 1713, el archiduque Carlos heredó la Corona de Austria y temerosas del excesivo poder de los Habsburgo, las potencias europeas firmaron el Tratado de Utrecht que puso fin al conflicto y reconoció a Felipe V como rey de España.

- Los primeros Borbones españoles implantaron el modelo de absolutismo centralista francés. Todos los poderes residían en el monarca y las Cortes quedaron casi anuladas.
- Para gobernar, el rey se ayudaba de unos asesores o secretarios, nombrados directamente por el monarca y se reunían en el Gabinete, antecedente del Consejo de Ministros.
- Las Cortes desaparecieron, excepto las castellanas. Los Consejos se mantuvieron, especialmente el de Castilla, pero su función era meramente consultiva.
Los Borbones unificaron todo el territorio, imponiendo unas leyes únicas, una idéntica administración y la homogeneización de todas sus instituciones.
Felipe V anuló todos los fueros e instituciones de la Corona de Aragón, y con los Decretos de Nueva Planta se impuso el sistema administrativo castellano en las tierras de la Corona.
El territorio quedó dividido en provincias, al frente de las cuales el monarca colocó a un capitán general con poder militar y administrativo, que ejercía como gobernador.
En cada provincia se crearon audiencias para la administración de justicia y se implantaron corregidores e intendentes.

Nueva_Planta.jpg



DESPOTISMO ILUSTRADO Y REFORMAS. CARLOS III.
El momento más importante del reformismo tuvo lugar bajo el reinado de Carlos III (1759-1788). Altos funcionarios y ministros como Olavide, Floridablanca, Campomanes y Jovellanos expusieron los problemas económicos y sociales derivados del atraso agrario y la necesidad de reformas.


reformas_Carlos_III.jpg




LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN. CARLOS IV.
- La reacción de la monarquía de Carlos IV frente a la Revolución francesa fue declarar la guerra a Francia (1793-1795), temerosa de la expansión de las ideas liberales.

- La guerra fue un fracaso y a partir de 1799, Manuel Godoy, el ministro más influyente, se alió con Napoleón para enfrentarse a Gran Bretaña, lo que provocó la batalla de Trafalgar.

- Godoy autorizó al ejército francés a atravesar España para atacar a Portugal (Tratado de Fontainebleu, 1807).

- El descontento de parte de la población con las decisiones de Godoy provocó el estallido del Motín de Aranjuez (1808).